973 249 448 - 973 241 532 cervera@cervera-asesores.com

La Responsabilidad civil en la construcción por fallas o daños de una edificación se determina según la participación de los diversos operadoras o trabajadores que se encontraban involucrados en ella.

Para tenerlo en claro, quienes participan en la construcción de una vivienda o edificio, suelen ser:

  • Quienes adquieren el inmueble (en este caso puede tratarse del mismo promotor)
  • Los colindantes
  • Ingenieros de la obra
  • Arquitectos o dibujantes del proyecto
  • Constructores y obreros
  • Director de la obra y Director de la ejecución de la misma
  • Aparejadores

Sobre todos y cada uno de los arriba mencionados recae cierta responsabilidad de la obra, la cual pudiera sufrir retrasos, fallas o desperfectos en la construcción, deterioros a inmuebles cercanos, e incluso accidentes o daños personales.

Responsabilidad civil en la construcción

La Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) establece los diferentes tipos de responsabilidad de los involucrados en la construcción del inmueble, en caso de que la misma resultara defectuosa. Esta se encuentra en conjunto con un sistema de seguros para los daños materiales que garanticen la compensación por las pérdidas ocasionadas.

Según el artículo 17 de la LOE, los periodos de tiempo para hacer valer la responsabilidad civil respecto a los daños de construcción de una obra son los siguientes:

  • Tres años: Pasado este lapso de tiempo, todos los agentes serán responsables de los daños de tipo material que se hayan causado en la construcción, y que resulten en la falta de cumplimiento de las condiciones básicas de calidad referentes a la habitabilidad.
  • Diez años: Todos los agentes deben responder por los defectos que afecten los soportes, forjados, cimentación, vigas, muros de carga o demás elementos de la estructura de la obra y que pongan en riesgo la estabilidad de la misma.

Para que los afectados puedan exigir el cumplimiento de la responsabilidad civil por daños materiales que se generen a causa de defectos en la construcción, dichos daños han de ser expuestos en un periodo de dos (2) años, desde el momento que estos ocurren.

Así pues, individuos tanto naturales como jurídicos que tienen que ver con el proceso de construcción de la obra deben hacer frente ante propietarios y terceros adquirentes de dicha edificación, y responder por los daños causados.

El propio constructor de la obra será responsable de lo que ocasionen los defectos en la ejecución del proyecto, si estos llegan a suscitarse tras transcurrir un año. La responsabilidad civil se puede exigir por actos u omisiones.

En el caso de que no se pueda individualizar el origen de los daños causados, o no se compruebe cuál persona es la culpable, entonces la responsabilidad se exigirá de manera “solidaria”, en la que todos aporten algo.

Responsabilidad individualizada

Existen ciertas construcciones permanentes de carácter público o privado en las que resulta aplicable la responsabilidad civil, y son las siguientes:

  • De tipo administrativo, religioso, residencial, sanitario, cultural y docente
  • Agropecuario, minero, aeronáutico, de energía, de telecomunicaciones, de hidráulica, marítimo, aéreo y fluvial, industrial, de transporte terrestre, naval, ingeniería de saneamiento e higiene
  • El resto de las construcciones cuyos usos no se encuentren especificados en los grupos nombrados en los puntos anteriores.

                Y por fallas en la construcción de las mismas se pueden responsabilizar, individualmente, a los participantes en la obra y de la siguiente manera:

  • Al promotor de la obra: Esta se hace extensiva a las personas naturales o jurídicas que en el contrato figuren como promotores, gestores de cooperativas o de comunidades de propietarios, por ejemplo.
  • A los proyectistas: Si el proyecto fue contratado con varios proyectistas, todos deberán responder “solidariamente”. Aquellos que hagan uso de estudios, informes o cálculos de otros profesionales serán responsables, de manera directa, de cualquier daño que se suscite por fallas en los mismos.
  • Al constructor: Su responsabilidad será exigida cuando se demuestre que las fallas se dieron por falta de capacidad técnica o profesional, negligencia o incumplimiento de las normas.
  • Al arquitecto o director de la obra: Quienes figuren y firmen el certificado final de la construcción son responsables de la exactitud de dicho documento. Aunque no sea un proyecto de ellos, al aceptarlo se hacen responsables por todo lo que resulte de los defectos u omisiones del proyecto.

Agustin Cervera
Consultor Especialista en Seguros de Responsabilidad Profesional

Si quieres más información puedes contactar conmigo en cervera@cervera-asesores.com o llamarme al 639206284

 

Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on Twitter

Responsabilidad civil en la construcción

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR