973 249 448 - 973 241 532 cervera@cervera-asesores.com

Por instalaciones entendemos el conjunto heterogenio de cables eléctricos, conducciones de agua, conducciones de gas, conductos de aire, calderas, ascensores, motores eléctricos, maquinas de todo tipo, etc… que resultan imprescindibles en la edificación contemporánea para asumir los niveles de exigencias actuales en relación con el uso de los edificios, su espacio, su ambiente y la integridad de sus ocupantes. Delante del papel pasivo que tienen los elementos de la compartimentación, las instalaciones aportan sus servicios de una manera que podemos clasificar como activa.

Si hace un siglo su presencia en los edificios era prácticamente nula, actualmente su influencia es cada vez más grande, hecho que podemos comprobar si condideramos que el coste oscila alrrededor del 35% del coste total de un edificio o en algunos casos, hasta el 50%.

Su integración en el proceso de diseño arquitectónico presenta numerosas dificultades, teniendo en cuenta que es casi imposible que una sola persona domine las llaves de todas las instalaciones, y la compartimentación. Se trata de interrelaciones de toda manera, que van desde las própiamente funcionales hasta a las de ubicación y relación de continguidad e interpretación física.

Con todo, es imprescindible que algún agente del proceso, el arquitecto o el profesional equivalente, domine las llaves que permitan asentar adecuadamente las bases de la integración de las instalaciones en el conjunto del edificio. Una integración que tiene que ser, al mismo tiempo, funcional o de cumplimiento de objetivos, de simple ubicación fisica y de participación en la convivencia estética.

Las instalaciones son elementos más especializados, ya que los elementos de las compartimentación están sometidos a requerimientos diferentes y contradictorios como consecuencia de la diversidad de funciones que tienen que cumplir simultáneamente.

Según todo lo anterior podemos agrupar las instalaciones en:

  1. Las que facilitan nuestras relaciones con espacio interior o exterior del edificio, como las que nos ayudan a desplazarnos por el interior o las que nos comunican con el exterior.
  2. Las que en estrecha y directa colaboración consiguen que el ambiente interior del edificio se adapte al máximo  a las necesidades de las actividades que se realizan
  3. Las que buscan preservar nuestra integridad y la del edificio , como por ejemplo las de detección de intrusos o las de prevención y extinción de incendios

 

Considerando su situación del interior del edificio según el menor o mayor espacio que ocupen, podemos clasificar las instalaciones en:

 

  • Las que realizan mediante cables, que transporten energía eléctrica o señales eléctricos
  • Las que se resuelven mediante conducciones que habitualmente transportan agua o gas
  • Las que se resuelven con conducciones, como las de aire acondicionado de ventilación o las de transportes de residuos
  • Las que ocupan un volumen considerable, como los ascensores o escaleras mecánicas
  • Las que además, necesitan locales específicos para ubicar aparatos como calderas, depósitos, transformadores, motores eléctricos, etc…

 

Es importante que todos los instaladores estén provistos de una póliza de responsabilidad civil para cualquier contingencia que pueda acaecer durante la instalación.

Pueden pedir presupuesto en www.seguroderesponsabilidadcivil.es  

Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on Twitter

Seguros Responsabilidad Civil Construccion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR